200 años después emerge como un paradigma a seguir

CINTILLO en linea con stella (4)

Stella Lugo

Doscientos años después, con el horizonte preñado de desafíos, tu ejemplo de luchador incansable, de adalid libertario desembarca con frecuencia sobre nuestras costas para insuflar la brega de los pueblos de la Colombeia tras la conquista de superiores destinos. En efecto, este 14 de julio es bicentenario del fatídico momento cuando sucumbiera físicamente Sebastián  Francisco de Miranda. Fue el último episodio de una vida  que parafraseando a Dencil Romero concluyó bajo el peso de una tragedia; de quién conociera la gloria en contiendas europeas y otras partes del mundo pero sufriera la adversidad e incomprensión en la tierra que lo vio nacer.

El mismo Generalísimo que una década antes llegó a nuestras costas Falconianas -a La Vela de Coro- armado fundamentalmente de una imprenta, un pabellón, pero sobre todo, de un proyecto; era vencido por la pena y un accidente cerebro vascular en el Penal de las Cuatro Torres del Arsenal de la Carraca -Cádiz-, aunque, a decir verdad, su obra pronto emergería para entablar nuevas y victoriosas batallas. Sus ideas poseen ahora una enorme vitalidad, en tanto, se han transformado en fuerza material.

En realidad, el objetivo central del proyecto mirandino: la conformación de una gran república independiente que cobijase  todos los territorios poseídos, bajo régimen colonial, hasta entonces por España (Colombeia como planeaba llamarla), ha conseguido grandes avances en las actuales condiciones históricas, gracias a la lucha de los y las patriotas del siglo XXI; sin embargo, somos hoy presas de tremendas amenazas y grandes desafíos.

Tal  situación se evidencia con una enumeración sucinta de las presiones desatadas, ´por ejemplo,  sólo los últimos días: el  29/6/2016 el Congreso de los Estados Unidos de Norte América ratifica sanciones contra funcionarios del gobierno venezolano y el propio Presidente de ese país, Barack Hussein Obama hace gala de su vocación injerencista pretendiendo dar pauta sobre cómo se deben manejar nuestros asuntos. Ambos pronunciamientos con apenas días de haberse protagonizado el forcejeo de OEA donde se puso a prueba el tejido de relaciones construido por Hugo Chávez bajo inspiración de idea geopolítica de Miranda y cuya arquitectura más acabada le correspondió labrar a Simón Bolívar.

Por momentos pareciera recrearse la complejidad de la lucha que en la arena internacional hubo de enfrentar Miranda en pos de la soberanía para nuestros pueblos. El mundo de hoy marcha más aceleradamente que por el tiempo cuando en un peregrinar interminable, el caraqueño universal se movía entre las contradicciones, de las para entonces, más poderosas naciones, buscando apoyos para la independencia de su amada patria. Inmejorable guía para movernos ahora, en nuestra época, la de la “aldea global”, donde un trabajo ininterrumpido en procura de aliados para nuestra causa, se torna hoy más necesario que nunca. Al situarnos ante tal urgencia, el paradigma que no logró desdibujar la mazmorra de la Carraca se agiganta diciéndonos: perseverad, no sucumbáis ante la opresión.

¡Honor y gloria a Francisco de Miranda a 200 años de su muerte!