Gobierno Bolivariano entrega nuevos espacios educativos que beneficia a más de 200 niños de Carirubana

 

Junto a la comunidad las autoridades del gobierno bolivariano inauguraron los espacios

 

Prensa ORI

Gustavo Rubio

Ubicada en la parroquia Santa Ana del municipio Carirubana, en la península de Paraguaná, una nueva infraestructura educativa fue puesta al servicio del pueblo de Falcón gracias a la acción efectiva del Gobierno Bolivariano.

Se trata del Centro de Educación Inicial Simoncito “Narciso Antonio García” que este martes, con una inversión de 46 millones de bolívares, fue inaugurado por el gobernador de la entidad, Víctor Clark, en compañía del alcalde y candidato a la reelección, Alcides Goitia.

“Es una obra ejecutada por el gobierno municipal a la que se suma la del sector El Cerrito”, contó la máxima autoridad del estado, las cuales han sido culminadas a pesar de las limitaciones impuestas por la guerra económica y en especial porque está de por medio la formación de los más pequeños de la casa, los niños y las niñas que desde ya representan el presente y el futuro de Venezuela.

Los más pequeños son los principales beneficiados

“Con la labor de la Alcaldía de Carirubana resultan beneficiados 165 escolares del CEIS “Narciso Antonio García” y otros 40 del centro de educación inicial “El Cerrito””, detalló el gobernador, quien hizo alusión al trabajo previsto a desarrollar por la gobernación del estado, a fin de optimizar y brindar mantenimiento a la planta física educativa existente en la región.

Vamos de manera mancomunada a trabajar por la potenciación de la infraestructura educativa, aseguró Clark, pues “es para nosotros punto de honor garantizar a nuestros estudiantes las áreas y los espacios requeridos para su formación integral y sean quienes, a mediano y largo plazo, tomen las riendas de la república a objeto de consolidar el sueño de patria socialista”.

El pueblo agradeció el nuevo aporte a la educación

Por su parte, el burgomaestre Alcides Goitia manifestó sentirse complacido de poder cumplirle a la parroquia Santa Ana, los salones de clases eran un clamor de la comunidad, dijo, sobre todo porque amor con amor se paga y “conscientes estamos que siempre vamos a contar con su respaldo, como ha sucedido cada vez que las fuerzas revolucionarias han sido convocadas al combate por la vida”.

Fotos / Eduardo Toledo