Me Tocó Ser Mujer: Memorabilia de Lydda Franco Farias

Prensa Incudef

Carmen Capoy.-

Esta muestra es un acercamiento a una intimidad, a una individualidad. Lydda Franco Farías llevó a la Casa de la Poesía gran parte de su archivo, de sus objetos y su sensibilidad. Es un gesto que confirma una falconianidad que nunca perdió desde su ida al Estado Zulia.

Lydda está representada en obras plásticas, cofres y cajas llenas de piezas íntimas, también está su música, sus manuscritos y las fotografías con que se resguarda toda una vida.

Los objetos que acá se exponen tienen toda una carga familiar que nos honra y nos compromete a mantener su memoria.

Hoy en día, cuando estamos conformando la reconstrucción histórica de grandes hombres y mujeres que con su ejemplo iluminan la lucha revolucionaria, la obra de Lydda es una de ellas, que rescatamos y reubicamos en toda su extensión.

La poesía de Lydda, es un canto colectivo; una singular voz de mujer comprometida con los más necesitados. Nacida en la Sierra falconiana, la poeta recorre el territorio de la esperanza con la palabra empeñada en un mundo mejor, en un mundo justo.

En el mes que conmemoramos el Día Internacional de la Mujer abrimos este espacio que subraya la condición y el verso radical, “Me tocó ser mujer y no me quejo”. La ciudad de Coro se enorgullece de recibir a una hija y “una” voz que dejó de ser circunstancial.

Fotos: Leonardo Pereira