Superado los obstáculos 2016 nos preparamos para las nuevas batallas y victorias

cintillo-en-linea-con-stella-listoStella Lugo

Hablar del futuro, reflexionar sobre las perspectivas del año que comienza y las tareas que nos corresponden desarrollar es obligatorio en esta, mi primera línea de 2017. Todo pareciera indicar que la política lo copará todo en los días  por venir, se situará  en una escala superior. Para ello estamos preparando, pero, afirmo de entrada, en ningún momento podrá  presentar un cuadro de mayor complejidad que el vivido en 2016, del cual salimos, como tantas otras veces, victoriosos; muy a contravía del cacareado pronóstico lanzado por Henry Ramos Allup al momento de asumir, por ironías de la historia, la residencia de la Asamblea Nacional. Es notorio que se desvaneció el maléfico gladiador, que le tocó retirarse con pena y sin gloria.

Durante el 2016 al pueblo venezolano le tocó enfrentar la más ardua batalla en defensa de la estabilidad política, económica y social de la Patria; no solo enfrentamos la caída abrupta de los precios del Petróleo, sino además el ataque brutal de la derecha que intentó por todos los medios acabar con la revolución bolivariana. Por eso quiero que el pueblo recuerde las acciones emprendidas por la derecha en el 2016.

Lo iniciamos con una Asamblea Nacional con mayoría opositora, desde que se instaló trazó la hoja de ruta para llevar a cabo el Golpe de Estado en contra del Presidente Maduro; el mismo Henry Ramos Allup, en su primera intervención prometió que en un lapso no mayor a 6 meses encontraría la vía para sacar del poder al Presidente Constitucional de la República y con esta aseveración se desató la locura. Empezaron a hablar del referéndum revocatorio, la enmienda constitucional y la renuncia de Nicolás Maduro; no cumplieron con ninguna, por el contrario iniciaron parte el proceso para el revocatorio, que cabe destacar estuvo marcado por el fraude, pues cuando les tocó recolectar el 1 por ciento de las firmas del padrón electoral presentaron ante el CNE 600 mil firmas fraudulentas.

En medio de la desesperación por no alcanzar sus objetivos y con el apoyo de los factores de la burguesía arreciaron las acciones delincuenciales contra la economía nacional, obedeciendo las órdenes del Comando Sur, con el Plan “Venezuela Freedom” (Libertad Venezuela) parte II, puesto que la primera, desarrollada por el predecesor de Tidd, el general John Kelly, el documento se basa en  la intervención  de Kelly ante el Comité Senatorial de los Servicios Armados del Congreso de los Estados Unidos, el 12 de marzo de 2015, centrada en la crisis humanitaria en ciernes “debido a la rampante violencia, la delincuencia y la pobreza, la inflación galopante, la grave escasez de alimentos, medicinas y electricidad”. Como  sabemos,  el  pronóstico  de  “crisis  humanitaria”  y  sus  alrededores  fue  el  eje  central  de  la  campaña  de  la MUD . Logrando la meta de ganar las elecciones el 6D con fuerzas aliadas en la región en la fase 1 de esta operación, entre las que destacan: “a.) Poner en evidencia el carácter autoritario y violador de los derechos humanos del gobierno de Maduro. b.) Empleo  del  mecanismo  de  la  Orden  Ejecutiva,  teniendo  como  justificativo  legal  la  Constitución  y  las  leyes  de  Estados Unidos de América… c.) Aislamiento  internacional  y  descalificación  como  sistema  democrático, d.) Generación de un clima propicio para la aplicación de la Carta Democrática de la OEA. e.)  Colocar  en  la  agenda  la  premisa  de  la  crisis  humanitaria  que  permita  una  intervención  con  apoyo de organismos multilaterales, incluyendo la ONU”. El impulso de los conflictos y la generación de los diferentes escenarios es tarea de las fuerzas aliadas de la MUD involucradas en el Plan, para que la oposición pueda llevar adelante las políticas para salir de Maduro”. “Bajo  un  enfoque  de  ‘cerco  y  asfixia’,  y  utilizar  la  Asamblea  Nacional  como  tenaza  para  obstruir  la  gobernanza:  convocar  eventos y movilizaciones, interpelar a los gobernantes, negar créditos, derogar leyes”. 3.  “…en  el  plano  político  interno  insistieron  en  el  gobierno  de  transición  y  las  medidas  a  tomar después  de  la  caída  del  régimen,  incluyendo  la  conformación  de  un  gabinete  de  emergencia,  donde puedan incluirse sectores empresariales, jerarquía eclesial, sindicatos, ONGs, universidades. “Para  arribar  a  esta  fase  terminal,  contemplaron  impulsar  un  plan  de  acción  de  corto  plazo  (6  meses con  un  cierre  de  la  segunda  fase  hacia  julio-agosto  de  2016) Todo esto con la clara intención de llevar al pueblo a condiciones extremas y generar el escenario para una posible intervención militar extranjera, haciendo la dirigencia de la MUD una gira internacional para promocionar la “supuesta Crisis Humanitaria” y con ella la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, en un contexto de guerra mediática y con el apoyo del asalariado imperial, Secretario General de la OEA, Luis Almagro, pero a pesar de las trampas, puestas en marcha para impulsar su aplicación, fracasaron. La gran mayoría de los países americanos reconocieron los logros de la revolución y la plena vigencia del Estado de derecho en Venezuela.

Cercados por la derrota la derecha apeló a nuevos escenarios extremos, llamando así a la toma de Caracas. Bajo el supuesto de “ahora sí salimos de Maduro” convocaron a una marcha el Primero de Septiembre, prometiendo el final del Gobierno Bolivariano; no obstante, la poca participación de sus simpatizantes y con los planes conspirativos al descubierto por el servicio nacional de inteligencia, no les quedó más que llamar a un cacerolazo. Completamente derrotados y con el pueblo en la calle defendiendo la revolución, optaron por otra de sus acciones inconstitucionales un juicio político en contra del presidente Nicolás Maduro.

Llamaron a un paro nacional pero las fuerzas productivas de la Patria respondieron con trabajo sumándole una nueva derrota a la MUD, por lo que acudieron  a un nuevo llamado, esta vez, a la “Toma de Venezuela” para lograr resultados ahora, cueste lo que cueste. Así convocaron para el 3 de noviembre una marcha con destino a Miraflores para entregarle la carta de despido al Presidente. Sin embargo, esta oposición nefasta decidió suspender tal actividad, ante la petición del Papa de considerar el Dialogo.

Por lo tanto, no hubo golpe, ni derrocamiento, ni tragedia nuestramericana. Nada de lo previsto por los halcones estadounidenses ni los cuervos locales; al contrario se sentaron en la mesa de dialogo convocada por el gobierno, pero como las intenciones son claras y no es más que acabar con la revolución bolivariana, cueste lo cueste, decidieron no participar más en las mesas de trabajo y emprendieron lo que consideraban la última estocada.

Desde la Asamblea pretendieron sustituir de manera ilegal a varios magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y a dos de la Rectoras del CNE, pero además afilaron sus garras con la intención de asfixiar la economía nacional, arreciando el ataque contra la moneda, utilizando como herramientas un incremento exagerado de un dólar paralelo delincuencial, y además desapareciendo los billetes para dejar al país sin papel moneda y crear un caos financiero. De hecho, durante los últimos días del año propiciaron un ataque cibernético que colapso la banca a nivel nacional, con el objetivo de causar malestar en la población; sin embargo, el Presidente logró recoger los billetes que se habían llevado, bloqueó el Golpe de Estado Financiero que estaba en proceso y garantizó las navidades en Paz para el pueblo venezolano.

Apenas inicia el 2017 y ya la derecha vuelve a mostrar sus claras intenciones de continuar la agenda golpista, lo vemos desde el seno de la Asamblea Nacional, con la nueva patraña de argumentar el “abandono del cargo” por parte del Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, por lo que el llamado es a estar alerta. Ante esta nueva arremetida vencerá una vez más la consciencia del glorioso pueblo venezolano. Y decimos con Alí Primera: “…Nosotros hagamos la historia y que otros la escriban en un mundo mejor, buscar la lucha adentro por transformar el mundo significa amor…”

¡GARANTICEMOS LA MARCHA VICTORIOSA DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA!